No entendemos el trabajo sin esfuerzo y la vida sin rasmia.
¿Hablamos?